El menú de nuestro almacén es sencillo y se ajusta al espíritu del lugar.

 

"LA PROTEGIDA" simplemente es un almacén-pulpería y, tan como lo fuera en su tiempo, ofrece a sus visitantes sabrosas opciones que recuerdan a las comidas "de paso" que estos embrionarios restorantes servían a los reseros, a los mayorales y pasajeros de diligencias , carros y carretas.

 

Por eso las tablas de fiambres y quesos navarrenses, más exquisitas empanadas caseras, dulces artesanales y pasteles, son nuestro servicio básico.

 

Como variables a esta oferta, en épocas en que las altas temperaturas obligan a frugales opciones, las "tablas vegetarianas y frutales " ganan protagonismo; en cambio cuando el rigor del invierno convida a "calentar la panza", nuestros guisos carreros, cazuelas y locros se posicionan como ideales complementos para completar un "suculento" almuerzo o cena.